Ayudas al alquiler diferencias entre los menores de 35 años y el resto.
08/04/2018
Aragón centrará sus ayudas en alquiler y obras
08/04/2018

La Junta, que cofinanciará con fondos autonómicos el 30,8% del programa, concederá casi 44.000 ayudas entre 2018 y 2021 y contribuirá a la creación de 2.169 empleos en la comunidad.

Castilla y León destinará la mayor parte de los 102 millones de euros que le corresponde del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 a subvencionar ayudas al alquiler, a los jóvenes y a la mejora energética, según informó el Ministerio de Fomento en un comunicado recogido por Ical. La Junta comunicó al departamento de Íñigo de la Serna que cofinanciará el 30,8 por ciento del programa con fondos autonómicos, es decir, con 24 millones del total, según los porcentajes de reparto aprobados en la Conferencia Sectorial de Vivienda. El resto, 77,92 millones, los aportará el Ministerio.

Se estima que se concederán 43.356 ayudas y se crearán aproximadamente 2.169 puestos de trabajo en la Comunidad. El Plan está compuesto por nueve programas que contemplan, por un lado, ayudas al alquiler para distintos colectivos como jóvenes, mayores y personas con ingresos más bajos, así como familias en riesgo de desahucio. Además, habilita subvenciones para fomentar la mejora de la eficiencia energética y accesibilidad de las viviendas, así como ayudas para jóvenes que quieran acceder a una vivienda. Incluye, asimismo, subvenciones para la promoción del parque de viviendas en alquiler para personas mayores y con discapacidad entre otras medidas.

La cuantía máxima para las subvenciones fue aprobada en el Consejo de Ministros del pasado día 23 de marzo y asciende a 1.443 millones de euros. Los porcentajes del reparto entre las distintas comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla se acordaron en la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo celebrada, en Madrid el pasado 15 de marzo.

El Plan plantea la cofinanciación de sus programas de ayuda por parte de las comunidades autónomas, puesto que éstas son las competentes en la materia. Para que un gobierno regional reciba el cien por cien de los fondos estatales habrá de cofinanciar actuaciones del Plan con otro 30 por ciento. Si es menor, la aportación estatal se reduce.

En este sentido, la Junta aportará algo más, el 30,8 por ciento. Así, y según la solicitud recibida en el Ministerio de Fomento, los 101,22 millones de euros previstos por el Plan Estatal de Vivienda irán destinados, inicialmente, a los siguientes programas: para alquiler de vivienda, 29,56 millones; y para personas en situación de desahucio o lanzamiento de su vivienda habitual, 2,04 millones.

A ellas se suman el programa de fomento del parque de vivienda en alquiler (2,04 millones), la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas (9,17), conservación y mejora de la seguridad de utilización y de la accesibilidad en viviendas (9,17 millones), regeneración y renovación urbana y rural (18,34), ayuda a los jóvenes (29,56 millones) y fomento de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad (2,04).

Durante la vigencia del Plan se podrá modificar la distribución de los fondos entre programas con objeto de adaptarse a las demandas de ayudas sobrevenidas. Esta modificación habrá de ser solicitada por la comunidad y deberá contar con la conformidad del Ministerio de Fomento.

Plan Estatal de Vivienda 2018-2021

El nuevo Plan Estatal de Vivienda tiene dos grandes objetivos: contribuir al incremento del parque de viviendas en alquiler y fomentar la rehabilitación y regeneración urbana y rural.

En este sentido, contempla ayudas para el alquiler de viviendas a personas cuyos ingresos, sumados los de todos los miembros de la unidad de convivencia, no superen tres veces el IPREM. Estas ayudas serán de hasta la mitad de la renta y para alquileres de hasta 600 euros al mes o, en algunos supuestos, hasta 900.

El límite de la ayuda es, con carácter general, del 40 por ciento de la renta. Este porcentaje se eleva hasta el 50 para los menores de 35 años y los mayores de 65. Para jóvenes se otorgan además ayudas para la adquisición de vivienda en municipios de menos 5.000 habitantes, medida con la que se pretende contribuir a reducir la despoblación en el ámbito rural.

También se conceden ayudas de hasta el cien por cien de la renta a las personas en situación de desahucio de su vivienda habitual para el alquiler de viviendas disponibles de las entidades financieras u otros propietarios.

Además, recoge otras para la promoción de viviendas, ya sean públicas o privadas, destinadas al alquiler durante un plazo no inferior a 25 años. Estas viviendas no pueden alquilarse por encima de un nivel de renta y se destinarán a familias con ingresos limitados.

Asimismo, se conceden ayudas a la rehabilitación edificatoria: mejora de la eficiencia energética, conservación y mejora de la accesibilidad de viviendas y edificios; a la regeneración y renovación urbana y rural con un énfasis en los supuestos de infravivienda y chabolismo o ayudas a la rehabilitación y a la regeneración y renovación urbana y rural.

Por último, la promoción de viviendas para personas mayores o con discapacidad también obtendrán un apoyo con objeto de destinarlas al alquiler durante un plazo mínimo de 40 años. Se trata de inmuebles con instalaciones y servicios comunes adaptados y con alquiler limitado. Están destinadas a arrendatarios con pocos ingresos.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button